11. Redes inteligentes

Introducción

Partir de la traducción directa de una expresión extranjera no es la mejor forma de definir un concepto con la precisión deseada. El término “smart grids” que, por su brevedad y aceptación generalizada en el entorno anglosajón, se ha convertido en habitual, no debe explicarse ni definirse utilizando simplemente su traducción directa como red inteligente.

Acudiendo, como debe hacer quien cree y procura defender nuestra lengua española, a su Real Academia, se pueden seleccionar las acepciones, adecuadas para nuestro caso, de esas dos palabras. A saber, red: conjunto de elementos organizados para determinado fin; inteligencia: conocimiento, comprensión, acto de entender. Ampliar contenido

Obviamente, en el marco de esta obra, nos estamos refiriendo a la red eléctrica, como conjunto de elementos organizados para el servicio eléctrico, entendiendo como tal el empleo ubicuo de la electricidad como forma de energía y que se ha convertido en un elemento esencial para el desarrollo de nuestra sociedad. No olvidemos que la electricidad aún no ha cumplido su siglo y medio y que, por su utilidad universal, ha impulsado el desarrollo de una de las maravillas de nuestro tiempo, el mayor logro alcanzado por la ingeniería en el siglo pasado, como se ha llegado a describir.

Respecto a la otra palabra, la inteligencia, no debe caerse en el error de asignarla a los elementos en sí mismos. Ya hay demasiados dispositivos, como el teléfono, e incluso conjuntos, como la ciudad, que se les quiere calificar como inteligentes. Su naturaleza de conocer, comprender y entender lo que pasa, debe aplicarse, más bien al servicio eléctrico, entendiendo éste, además, en sus dos orientaciones: desde el lado de su provisión y desde el lado de su uso y disfrute.

¿Podemos decir que hay inteligencia cuando todavía hoy no sabemos muchas cosas del servicio, sobre todo cuando nos acercamos al consumo final? Actualmente, una mayoría de usuarios del servicio en el mundo, cuando lo ven interrumpido y reclaman su restablecimiento, escuchan a su suministrador preguntas que reflejan no saber exactamente el porqué de esa interrupción. Pero es que, también para resolverla, el suministrador debe ejecutar acciones muy mejorables como las de acudir localmente a los centros de suministro cercanos y buscar el fallo, aislarlo y restablecer el servicio.

También una mayoría de usuarios en el mundo reciben sus facturas basadas en lecturas locales de sus contadores de electricidad. Y muy, muy pocas son las que pueden hacer un uso inteligente de la electricidad que consumen, precisamente porque conocen, comprenden y entienden las condiciones de su suministro. Los grandes consumidores industriales son un ejemplo de uso inteligente de uno de sus principales factores de producción, pero en algún país ya se ha llegado a ese uso en el ámbito doméstico.

En el ámbito de la prestación o provisión del servicio hay diversos grados de inteligencia. Podríamos decir que en la producción y transporte hay mucha, que se ha ido incorporando de forma progresiva conforme la innovación y desarrollo tecnológico lo han ido permitiendo. Es en la distribución y en el consumo diferente al gran industrial, donde queda mucha inteligencia por añadir.

Insistimos, inteligencia para conocer, comprender y entender y para que el hombre, único ser realmente inteligente, pueda obrar en consecuencia.

Como resumen de todo lo hasta aquí expuesto, aventuramos una breve definición: redes (eléctricas) inteligentes son las que permiten una prestación y uso inteligentes del servicio eléctrico.

Nótese que se ha empleado el plural, en lugar del singular del inicio, por parecer más adecuado dada la complejidad y diversidad de las diferentes redes que configuran el sistema eléctrico. No en vano, es muy normal referirse a red de transporte, redes de distribución y recientemente, incluso a micro-redes.

Sumario
Autor
Miguel Ángel Sánchez Fornié

Ingeniero del ICAI y diplomado en seguridad nuclear por el MIT.  Desde 1974, ha trabajado en Iberdrola, en diferentes actividades que cubren la generación, operación y distribución del sistema eléctrico. En 1991 se responsabilizó de las telecomunicaciones, involucrándose en todos sus aspectos de negocio. Desde 2003 es Director de Sistemas de Control y Telecomunicaciones en el negocio de Redes de Iberdrola, presidiendo actualmente el comité de Smart Grids del grupo.  Es miembro del Comité de Directores de la asociación internacional UTC (Utility Telecommunications Council) y presidente de su capítulo europeo (EUTC).  Es miembro del comité asesor de la plataforma tecnológica europea Smart Grids  y del comité asesor  sobre la regulación de Smart Grids, todos ellos patrocinados por la Comisión Europea. Preside la asociación industrial Prime Alliance y es miembro del comité asesor del M.I.T. para el estudio de las redes eléctricas del futuro. Profesor de cursos de postgrado en la Universidad de Comillas, miembro del comité asesor del master en Ingeniería de Telecomunicaciones de dicha Universidad y miembro del comité asesor de la cátedra Príncipe de Asturias de la Universidad de Nuevo México.

Documentación

  • G. CONSTABLE and B. SOMERVILLE, A., Century of Innovation: Twenty Engineering Achievements That Transformed Our Lives (Joseph Henry Press, 2003)
  • ELECTRIC POWER RESEARCH INSTITUTE (EPRI), Intelligrid Architecture Report: Volume 1 IntelliGrid User Guidelines and Recommendations (2005)
  • RIFFKIN, JEREMY, Leading the way to the Third Industrial Revolution. A New Energy Agenda for the European Union in the 21st Century, (Feb. 2008)
  • RICHARD K. LESTER and DAVID M. HOT, Unlocking Energy Innovation, MIT Press 2012.
  • US National Aeronautics and Space Administration, Climate Change: How do we Know?
  • BLANCA BORTH, NADAU ENMAR, MIKE TAYLOR, Can Germany count on color? Policy drives powerful growth, but future depend on a resilient grid, SEPA and EPRI, Sep. 2012
  • Rocky Montain Institute, Homer Energy, Cohnreznick Think Energ, The Economics of Grid Defection, Feb. 2014
  • EC Communication on Energy Infraestructure priorities for 2020 and beyond, November 2011.