8. Central hidroeléctrica y de bombeo

Introducción

El agua es una fuente de energía que se viene aprovechando desde la antigüedad, siendo los romanos quienes impulsaron y desarrollaron la tecnología hidráulica para su utilización como fuerza motriz en múltiples campos. Molinos de molturación de cereal, dispositivos hidráulicos para la elevación de agua, o el uso del agua en sus explotaciones mineras son ejemplos de esta utilización.

Las ruedas hidráulicas árabes utilizadas para la elevación y distribución del agua por las acequias de riego son otro ejemplo conocido de tecnología hidráulica.

Pero fue a partir de finales del siglo XIX cuando la energía del agua se empezó a utilizar para la generación de electricidad. Si bien al principio las centrales hidroeléctricas suministraban energía a industrias y poblaciones situadas en el entorno de la central, rápidamente el desarrollo tecnológico permitió transportar la energía a puntos de consumo alejados y por tanto plantear el desarrollo de esta fuente de energía. Ampliar contenido

Por ello, los proyectos de industrialización de la primera mitad del siglo XX fueron acompañados de los proyectos de aprovechamiento energético de nuestros ríos. La mayor parte de los grandes sistemas de explotación hidroeléctrica actuales fueron diseñados y comenzaron su construcción en este periodo. Y en paralelo a ellos, se desarrolló la red eléctrica de transporte para llevar esa energía a los puntos de consumo. De esta forma se dispuso de una fuente de energía autóctona y abundante capaz de satisfacer el desarrollo industrial.

El crecimiento de la demanda eléctrica y el desarrollo de otras tecnologías de generación en la segunda mitad del siglo XX, han cambiado el papel que actualmente juega la energía hidroeléctrica pasando de ser una energía de “cantidad”, energía de base en la generación eléctrica, a ser una energía de “calidad”, cubriendo una serie de servicios al sistema eléctrico que otras tecnologías no pueden proporcionar con la misma flexibilidad.

Esta flexibilidad de la tecnología hidroeléctrica puede resumirse en:

Sus grupos generadores son capaces de arrancar y parar en cuestión de muy pocos minutos, por lo que son utilizados para remplazar la desconexión imprevista de grandes grupos térmicos o nucleares, sin que la estabilidad de la red se vea afectada.

Puede variar la potencia de generación de forma continua y en un rango relativamente amplio de su capacidad, por lo que gran parte de las regulaciones del sistema eléctrico y el seguimiento y ajuste fino de la cobertura de la demanda es realizada por centrales de esta tecnología.

Las centrales de bombeo son la única tecnología que actualmente permite almacenar de forma significativa energía eléctrica, por lo que sirven para acumular excedentes de energía de otras tecnologías no reguladas, renovables o no, para su utilización en otro momento de mayor necesidad.

Las centrales hidroeléctricas son capaces de arrancar sin necesidad de tensión en la red, por lo que están designadas como puntos de reposición de servicio en caso de blackout, término inglés utilizado para denominar a nuestro coloquial “apagón general”.

Así mismo, algunas centrales están diseñadas para servir de alimentación de emergencia a las centrales nucleares en caso de problemas de suministro eléctrico de sus fuentes principales.

Por último, es necesario recordar que la energía hidroeléctrica es una fuente de energía renovable, libre de emisiones y autóctona. Por supuesto esto es válido tanto para la gran hidráulica como para la minihidráulica, aunque en algún momento se haya asociado el término “renovable” únicamente a las instalaciones incluidas en el anterior “Régimen Especial”.

Sumario
Autor
Javier Palacios Saiz

Actualmente Director de Generación Hidráulica en Iberdrola Generación (2011). Ingeniero Industrial del ICAI (1989) por la Universidad Pontificia de Comillas y Master PDD (2007) por el IESE. Desde el año 1996 desarrolla su actividad profesional en el Grupo Iberdrola, habiendo desempeñado diferentes responsabilidades dentro del área hidroeléctrica, ingeniería, dirección de proyectos, mantenimiento y explotación.  De 2001 a 2011 ha sido responsable de las CCHH de Iberdrola Generación en la cuenca Duero, 17 CCHH con 3.327 MW instalados. Como experiencia en el área formativa, ha sido profesor colaborador en la ETS Ingenieros Industriales de ICAI (1990 – 2000) y participa desde el año 2010 en el Master en Seguridad y Explotación de Presas y Balsas organizado por el CICCP y la UPM.

Documentación