libros1

Cuadernos de derecho para ingenieros I

<< VOLVER A LA COLECCIÓN

1. El Cuaderno Primero (coordinado por Carmen Alonso) se dedica a examinar la organización y funcionamiento de los organismos reguladores. En él se pasa revista no sólo al organismo más general, en cuanto que su cometido recae sobre el mercado en su conjunto, la Comisión Nacional de la Competencia, sino a los demás organismos reguladores de tipo sectorial (Banco de España, Comisión Nacional de Mercado de Valores, Comisión Nacional de la Energía, Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, Comisión Nacional del Mercado postal).
También se analizan otras entidades que no siendo principalmente “reguladoras” ejercen, no obstante, algunas funciones de regulación o tienen cometidos que, aunque no se proyecten directamente sobre los mercados, influyen indirectamente en ellos en cuanto que tiene encomendadas funciones de protección de derechos individuales y colectivos. En este grupo se insertan: Consejos reguladores de las Denominaciones de Origen; confederaciones Hidrográficas; Autoridades portuarias; Agencia Española de Protección de Datos; Consejo de Seguridad Nuclear; Consejos Audiovisuales.
Se dedica un capítulo a las relaciones entre nuestros reguladores internos y el Derecho comunitario, así como también se examinan los reguladores extranjeros más significativos. Y, en fin, y sólo para nuestros reguladores nacionales en sentido estricto, se dedica un trabajo especial acerca de la responsabilidad (política, administrativa, civil y penal) de estas entidades supervisoras.

2. Bajo la coordinación de Antonio Jiménez-Blanco, el Cuaderno Segundo lleva por título “Derecho de los bienes públicos”. Los bienes públicos, es decir, aquellos que son de titularidad pública, sirven para satisfacer los fines públicos que las Administraciones tienen asignados.
Dentro de esta categoría podemos distinguir entre los bienes de dominio público (los que siendo propiedad de un ente público están afectados a un uso o servicio público) y los bienes patrimoniales (en los que no concurre esta circunstancia de la afectación).
Pues bien, al estudio del régimen jurídico de estos bienes se dedica este Cuaderno, en el que se analiza: el dominio público hidráulico; el dominio público marítimo terrestre; el dominio público minero y de hidrocarburos, el dominio público de las infraestructuras del transporte; los puertos, aeropuertos; los montes; el dominio público radioeléctrico. Finalmente, un último capítulo se dedica a los patrimonio públicos del suelo.

3. “Gobierno Corporativo” es el título del Cuaderno Tercero. En este Cuaderno, coordinado por Cándido Paz-Ares, se analizan un conjunto heterogéneo de instrumentos de salvaguardia y supervisión cuya finalidad es alinear los intereses del equipo directivo y, en su caso, el grupo de control y los intereses de los accionistas minoritarios.
Entre estos instrumentos, en torno a los cuales se articula el Cuaderno, se señalan como los más importantes:
– La constitución de un consejo de administración. Al estudio de este órgano se dedica el capítulo I que se divide en tres subcapítulos: consideraciones generales; el papel del presidente del consejo de administración y el papel del secretario del mismo.
– el establecimiento de un sistema de opas que facilite la competencia por control (al estudio de las ofertas públicas de adquisición se dedica el capítulo III).
– el diseño de sistemas de remuneración y contratos de incentivos capaces de reconciliar los intereses de los managers y los intereses de los inversores (capítulo IV).
– La concentración parcial de la propiedad y la centralización del control en manos de uno o varios accionistas de referencia con incentivos suficientes para vigilar al management bloques accionariales, núcleos duros y accionistas significativos, capítulo V)
– El reposicionamiento de los inversores institucionales como fuerzas proactivas en los foros de accionistas (capítulo VI). Este tema será objeto de estudio en el Cuaderno Noveno que lleva por título “Accionistas institucionales, inversores y agencias externas”, mientras que el Cuaderno décimo se dedica a los accionistas minoritarios.
– La implantación de un sistema efectivo de responsabilidad de los administradores (Capítulo VII, Deberes fiduciarios de los administradores); y
– La renovación del papel de la junta y la tendencia hacia una regulación más transparente y competitiva de las delegaciones de voto (Capítulo VIII).
El Cuaderno se cierra con un estudio sobre el modelo de administración de la sociedad anónima cotizada en el Código Unificado de Buen Gobierno español.

4. El Cuaderno Cuarto trata sobre la responsabilidad penal y civil.
La responsabilidad penal comprende cuatro capítulos. El Capítulo I se dedica a examinar el principio de responsabilidad penal, las formas de participación en los delitos, las circunstancias eximentes, atenuantes y agravantes de la responsabilidad. La responsabilidad de las personas jurídicas es objeto de análisis en el Capítulo II, en el que ya se anuncia la modificación del Código Penal que, entre otras cuestiones, reconocerá la responsabilidad de las personas jurídicas para un nutrido grupo de delitos. Esta reforma, operada por la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, será objeto de estudio en el Cuaderno Décimosegundo.
Los Capítulos III y IV se dedican a las formas de comisión del delito y al error.
La responsabilidad civil comprende los siguientes tres capítulos (V, responsabilidad contractual;VI, responsabilidad civil extracontractual y VII, responsabilidad civil derivada del delito) y el cuaderno se cierra con un capítulo dedicado a la responsabilidad patrimonial de las administraciones públicas.