libros3

Cuadernos de derecho para ingenieros III

<< VOLVER A LA COLECCIÓN

9.- El Cuaderno Noveno, bajo la coordinación de don Rafael Mateu de Ros Cerezo, está dedicado a los accionistas institucionales, inversores y agencias externas, constituyendo (juntamente con el Cuaderno Décimo, como veremos a continuación) un complemento indispensable de las materias desarrolladas en el Cuaderno Tercero referente al gobierno corporativo.

Este Cuaderno estudia la evolución de la estructura accionarial de las sociedades de capital, analizando el fenómeno de la inversión colectiva, las pautas de comportamiento de los inversores institucionales como accionistas y el reflejo de ese comportamiento en las sociedades y su funcionamiento orgánico bien a nivel de la Junta General (desde la apatía al activismo), bien respecto del Consejo de Administración y sus Comisiones (sobre todo, las de auditoría, de nombramientos y de retribuciones).

Como es lógico, también se estudia la tipología de los inversores institucionales (ya sean sociedades y fondos de inversión, fondos de pensiones, entidades aseguradoras, entidades de crédito o empresas de servicios de inversión), su gestión a la luz de la necesaria transparencia y el deber de información y, naturalmente, su responsabilidad.

Y, como complemento de lo anterior, se analizan igualmente los sistemas de tenencia indirecta de acciones y las principales cuestiones que plantea la regulación de estos sistemas, así como la actuación de las entidades depositarias de acciones en relación con el funcionamiento y transparencia de las Juntas Generales.

Particular interés presenta la participación de los Bancos en la contratación y gestión de derivados financieros referenciados a acciones y el régimen de transparencia de los contratos de derivados sobre acciones, sin olvidar el papel de las agencias de calificación crediticia y el de las empresas de asesoramiento a la inversión.

El Cuaderno concluye con el análisis de los inversores institucionales en las reglas de gobierno corporativo de las sociedades cotizadas.

10.- El Cuaderno Décimo está dedicado a los accionistas minoritarios, bajo la coordinación de don Javier Cremades García, y su contenido comienza con el estudio de la necesaria protección de estos accionistas a través de instrumentos tales como la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que facilita esa protección bien directamente (sobre todo, mediante los servicios de reclamaciones), bien indirectamente (a través de las funciones de supervisión, inspección y sanción que tiene encomendadas) y a través de las normas de gobierno corporativo que, en definitiva, son un instrumento más al servicios de los minoritarios.

Como es lógico, la materia central de este Cuaderno la constituye el estudio detallado de los tres derechos más significativos del socio: el derecho de representación (y la problemática de la captación del voto), el derecho al dividendo (ya sea de las acciones ordinarias, de las acciones privilegiadas, de las acciones sin voto o los dividendos en especie) y el derecho de preferencia y su importancia como mecanismo anti-dilución.

Funcionalmente, el Cuaderno dedica también un capítulo (el VI) al examen de los órganos de las sociedades: la Junta General y el Consejo de Administración. El análisis de la Junta General lleva consigo el estudio del derecho de asistencia y las distintas clases de ‘quorum’, mientras que, al analizar el órgano de administración, además de su régimen jurídico general, se examina la participación de las minorías en la designación de vocales del Consejo y la legitimación de esas minorías para el ejercicio de la acción social de responsabilidad.

El Cuaderno contiene también el estudio de cuatro materias importantes de cara a la posición/protección y derechos del socio minoritario: a) las denominadas operaciones estructurales y los derechos de separación y de exclusión, b) la autocartera y operaciones asimiladas, c) los grupos de sociedades y la posición/protección del minoritario tanto en la sociedad dominante como en las sociedades dominadas, y d) las ofertas públicas de adquisición.

El punto final de este Cuaderno lo pone una materia novedosa que cobra más fuerza cada día en la protección de los minoritarios: las asociaciones de accionistas y los foros electrónicos de accionistas.

11.- El Cuaderno Undécimo, coordinado por don Rafael Sebastián Quetglas, está dedicado a una materia de triste y gran actualidad: los concursos de acreedores.

El Cuaderno comienza su tarea, como es lógico, con un breve repaso al contenido de la Ley concursal para definir, desde el principio, sus características y figuras de mayor interés, desde la apertura del concurso hasta sus posibles finales; se pretende con ello dar una visión de conjunto del concurso como mecanismo excepcional en el que el interés colectivo prima sobre los singulares intereses de los acreedores. Esos hitos iniciales tienen luego, a lo largo de la obra, un gran desarrollo informativo puesto que se abordan las siguientes materias:

* Los presupuestos del concurso: subjetivo, objetivo y formal.

* El procedimiento: iniciado con la declaración de concurso, a solicitud del deudor o a solicitud del acreedor, la figura de la administración concursal y el desarrollo de las fases de mayor interés del procedimiento: la denominada fase común, cuyo objetivo básico es la determinación de la masa activa y pasiva del concurso, la fase de convenio (a partir de una propuesta anticipada de convenio o de una propuesta ordinaria), la fase de liquidación (anticipada u ordinaria) y la sección de calificación del concurso.

* La comunicación de los créditos, como elemento fundamental para la determinación de la masa pasiva; su reconocimiento y clasificación, con especial atención a los créditos subordinados.

* Los efectos del concurso sobre el deudor, sobre los acreedores, sobre las acciones judiciales en curso y sobre los contratos.

* Las acciones de reintegración/rescisión.

* Los mecanismos de la Ley concursal para potenciar la financiación durante la tramitación del concurso.

* Los rasgos generales del concurso internacional.

* Los grupos de sociedades y los concursos conexos y las especialidades que estos presentan a lo largo de su tramitación.

* Y la posición de los trabajadores ante el concurso de acreedores: la protección de los salarios y la modificación sustancial de las condiciones de trabajo, incluido el personal de alta dirección.

12.- El Cuaderno Duodécimo aborda una materia novedosa, como ya pone de relieve desde su título: ‘La nueva reforma del Código Penal’. Coordinado por don Eduardo Torres-Dulce Lifante, este Cuaderno examina figuras delictivas muy propias de nuestro tiempo, comenzando por una de las más llamativas: la aceptación de la responsabilidad penal de las personas jurídicas y el abandono de la visión tradicional de su irresponsabilidad, con los efectos que ello implica.

Continúa la materia objeto de estudio por el examen de la prescripción de los delitos, de las faltas, de las penas y de las medidas de seguridad, para centrarse luego en los delitos relativos a la corrupción (delitos de cohecho, corrupción entre particulares y en el deporte), en los delitos de blanqueo de capitales, en el delito fiscal y en los delitos contra la Seguridad Social.

También en la senda de la novedad, el Cuaderno analiza los delitos de acoso laboral y de acoso inmobiliario, los delitos relativos a la ordenación del territorio y el urbanismo, los delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente y los delitos informáticos cometidos contra la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los datos y sistemas informáticos, descubrimiento y revelación de secretos de particulares y/o de empresas, la estafa informática, la defraudación informática y la pornografía infantil, además de otras infracciones contra la propiedad intelectual.

El último capítulo del Cuaderno se dedica a los delitos contra el patrimonio en todas sus facetas, destacando entre las cuales las distintas figuras de los delitos societarios: el falseamiento de las cuentas anuales o de otros documentos que deban reflejar la verdadera situación jurídica, económica o financiera de la sociedad, la imposición por mayoría de acuerdos abusivos, la imposición o aprovechamiento de un acuerdo lesivo, la negativa o impedimento a un socio del ejercicio de sus derechos o de la supervisión administrativa y las disposiciones fraudulentas realizadas por los socios o administradores.

13.- Doña Irene María Agúndez Leria coordina el Cuaderno Decimotercero dedicado a la ‘responsabilidad patrimonial y seguros’, que, partiendo del elemento común de la responsabilidad patrimonial y del seguro consistente en la existencia de patrimonios destinados a atender los daños que puedan ocasionarse, aborda dos de las materias más significativas en este terreno: a) la responsabilidad patrimonial de la Administración pública y b) y la función de los seguros como garantía de la indemnización de daños.

A partir del elemento común indicado, el Cuaderno estudia la responsabilidad patrimonial de las Administraciones públicas, detallando sus características generales y el ejercicio de la acción de responsabilidad y su procedimiento, la responsabilidad patrimonial derivada de la actuación legislativa del Estado a partir de las leyes expropiatorias y/o inconstitucionales o por vulneraciones del Derecho comunitario, y, en concreto, la responsabilidad patrimonial de la Administración de justicia tanto por su funcionamiento anormal como por los errores judiciales.

El Cuaderno, teniendo en cuenta a sus destinatarios principales, examina también la responsabilidad empresarial y profesional del Ingeniero, incluyendo en la primera tanto la responsabilidad penal como civil y, dentro de ésta, la que pudiera surgir para el Ingeniero como empresario individual y como socio o administrador de sociedades mercantiles. Por su parte, el estudio de la responsabilidad profesional del Ingeniero comprende su responsabilidad civil (contractual y extracontractual), penal, administrativa y laboral, asi como las reclamaciones judiciales que pudieran surgir de las mismas, para concluir con su aseguramiento y la posición de los Colegios Profesionales sobre el particular.

Analizando la función de los seguros como garantía de la indemnización de daños, el Cuaderno contempla el contrato de seguro como instrumento de traslación de riesgos, su influencia en las reclamaciones administrativas y judiciales por responsabilidad patrimonial, y el Consorcio de Compensación de Seguros como entidad pública de múltiples funciones de las que se analizan la cobertura de daños materiales y/o de beneficios por riesgos extraordinarios, la cobertura de los riesgos medioambientales y de los riesgos nucleares.

El Cuaderno concluye su contenido con el análisis de la responsabilidad ambiental (en sus vertientes administrativa, penal y civil) y de los seguros que pueden servir de cobertura a la misma.