librosvii

Cuadernos de derecho para ingenieros VII

<< VOLVER A LA COLECCIÓN

29.- El Cuaderno Vigésimo Noveno (‘Manual jurídico del mercado bancario. Fuentes y regulación’) es el primero de la serie dedicada al mercado bancario y, como resulta lógico, está dedicado al análisis del marco legal en el que se desarrolla tal actividad de modo que contiene una detallada información sobre las fuentes del Derecho bancario, desde la Constitución a los reglamentos o el Derecho de la Unión Europea, y sobre la regulación o régimen jurídico de las entidades de crédito, lo que implica el estudio de los supervisores de estas entidades, en particular del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), su estructura, principios y reparto de funciones, el acceso a la actividad bancaria, el ejercicio de la misma y su disciplina.

Como consecuencia de los acontecimientos acaecidos en los últimos años, el Cuaderno estudia, con especial intensidad, el régimen de solvencia y liquidez de estas entidades, sus requisitos de gobierno corporativo y la protección que el sistema dispensa a la clientela por medio de la transparencia en los procesos de negociación, sobre todo en lo relacionado con los créditos y préstamos hipotecarios, el crédito al consumo y los servicios de pago. Importante también es el capítulo dedicado a la comercialización de productos e instrumentos financieros complejos y a la regulación de la publicidad.

El marco legal desarrollado en este Cuaderno se completa con el análisis de otras dos materias imprescindibles: por un lado, la nueva normativa sobre reestructuración y resolución de las entidades de crédito, la transmisión de activos y pasivos a una sociedad de gestión de activos y los Fondos de resolución especiales, y por otro, la materia relativa a la prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo.

30.- Una vez examinado en el Cuaderno anterior el marco donde habrá de desarrollarse la actividad bancaria, el Cuaderno Trigésimo (‘Manual jurídico del mercado bancario. Los sujetos’) se centra en el estudio de los sujetos que van a intervenir y actuar en ese mercado ya sean prestadores de servicios o demandantes de servicios y ya se trate de personas físicas o de personas jurídicas lo que supone, respecto de las primeras, el análisis de su capacidad jurídica y de obrar así como los supuestos de capacidad modificada.

Con respecto a las personas jurídicas, son objeto de estudio la mayor parte del repertorio de sujetos que pueden darse: las sociedades anónimas, las sociedades de responsabilidad limitada, los grupos de empresas, las uniones temporales, las cooperativas, las agrupaciones de interés económico, las sociedades civiles, las asociaciones de régimen general, las de regímenes especiales (partidos políticos, entidades religiosas, mutualidades, etc.), las fundaciones, las organizaciones no gubernamentales (ONG), las corporaciones y las masas patrimoniales sin personalidad jurídica.

Como es conocido, el funcionamiento de todos los sujetos relacionados anteriormente exige a las entidades de crédito, al menos, el examen de los documentos relativos a su constitución, su modo de funcionamiento, sus representantes y las facultades de estos, lo que conlleva su bastanteo, institución de importancia capital para la correcta conclusión de actos y contratos.

Obviamente, en el mercado bancario otros sujetos de trascendental importancia son las entidades de crédito y otros entes con funciones complementarias lo que implica que este Cuaderno se detenga también en el estudio de las Cajas de ahorro, las Fundaciones bancarias, las Cooperativas de crédito, el ICO, los Establecimientos financieros de crédito, las Sociedades de garantía recíproca y de reafianzamiento, las Entidades de pago, las Entidades de dinero electrónico, los Establecimientos de cambio de moneda, las Sociedades de tasación y el Fondo de garantía de depósitos.

31.- El Cuaderno Trigésimo Primero (‘Manual jurídico del mercado bancario. Los objetos habituales’) está dedicado al estudio de los ‘elementos’ (‘cosas’) que se utilizan habitualmente para funcionar en el mercado bancario, es decir, el dinero y los títulos de crédito.

En cuanto al dinero, el Cuaderno contiene un estudio de este ‘objeto’ como medio de pago (lo que implica realizar un análisis de las obligaciones pecuniarias, la obligación de pago de intereses y, cómo no, las obligaciones en moneda extranjera) y también como instrumento monetario recorriendo la exclusividad en la emisión de dinero y el Eurosistema. Y no falta el estudio del dinero electrónico y de su normativa reguladora.

Por lo que se refiere a los títulos de crédito, el Cuaderno comienza exponiendo la teoría general de los títulos valores, su desmaterialización y su función en la actividad bancaria; posteriormente, aborda las siguientes materias:

A) Los títulos emitidos en masa, lo que conlleva el estudio de las acciones representadas mediante títulos (su régimen jurídico y de transmisión), de las acciones representadas mediante anotaciones en cuenta y su normativa, de las obligaciones (ordinarias, convertibles, subordinadas. . .), de las participaciones preferentes y de los pagarés de empresa. Esta materia se cierra con la exposición de las cláusulas más habituales en la emisión de estos tipos de títulos, la responsabilidad penal que puede acarrear el falseamiento de la información económico-financiera contenida en los folletos de emisión y el reembolso, rescate y conversión de estos títulos.

B) Y los títulos emitidos individualmente: letras de cambio, pagarés y cheques, con la revisión de los problemas prácticos derivados de su carácter formal y de las acciones y excepciones cambiarias, sin olvidar la problemática jurídica que pueden presentar las letras internacionales.

El Cuaderno concluye con la exposición de la fiscalidad de los títulos valores, ya se trate de la tributación de la letra de cambio, el pagaré y el cheque, o bien de la tributación indirecta o directa de los títulos valores y/o activos financieros tanto para el emisor como para el inversor.

32.- La pentalogía dedicada al mercado bancario se concluye con el análisis de los actos y contratos, es decir, de las operaciones que pueden darse en dicho mercado y que, tradicionalmente, se han agrupado como operaciones de activo, de pasivo y neutras. Pues bien, el Cuaderno Trigésimo Segundo (‘Manual jurídico del mercado bancario. Las operaciones de activo’) está dedicado íntegramente al estudio de los contratos que documentan y regulan las operaciones de activo, divididos en dos grandes grupos:

A) Los contratos que podrían denominarse ‘principales’, entre los que merecen especial atención el contrato de apertura de crédito, el contrato de préstamo bancario (de dinero, sindicado, participativo. . .), las refinanciaciones, reestructuraciones y reorganización de deudas con entidades de crédito, los instrumentos financieros derivados, el descuento bancario, el factoring, el confirming, el leasing financiero, el renting, el contrato de crédito documentario y el crédito a la exportación.

En cada una de estas figuras contractuales el Cuaderno examina la posición de cada parte, sus derechos y obligaciones, las modalidades que la práctica y los mercados han ido introduciendo en las figuras contractuales iniciales, las formalidades a seguir y los efectos que se derivan en caso de cumplimiento o de incumplimiento.

B) Y los contratos que habitualmente se conocen como ‘accesorios’ o de garantía, ya se trate de garantías personales (la fianza, el aval bancario, las garantías autónomas a primer requerimiento y las cartas de patrocinio o ‘confort letters’) o de garantías reales (la prenda con o sin desplazamiento de la posesión, las modernas garantías financieras y, naturalmente, la hipoteca.

También en todas estas figuras contractuales son objeto de estudio sus características, los sujetos intervinientes, las obligaciones y derechos de cada una de las partes, las formalidades a cumplir y, sobre todo, lo relacionado con las peculiaridades de su ejecución.

La crisis económica de los últimos años ha motivado el hecho de que el Cuaderno termine con un breve análisis de las medidas puestas en funcionamiento, a partir de 2012, para la protección a los deudores.

33.- El Cuaderno Trigésimo Tercero (‘Manual jurídico del mercado bancario. Las operaciones de pasivo y las operaciones neutras’) concluye el ‘Manual’ aproximando al lector a las operaciones más habituales del mercado bancario: las operaciones de pasivo y las neutras.

Entre las primeras, son objeto de análisis los servicios de pago y su normativa, la llamada zona SEPA, el Sistema Nacional de Compensación Electrónica (SNCE), el contrato de depósito de dinero, la imposición a plazo fijo, la figura central e imprescindible del contrato de cuenta corriente, el descubierto en cuenta, los contratos relativos a los diversos tipos de tarjetas bancarias, la función de los cajeros automáticos, el depósito y administración de valores y el depósito interbancario.

El Cuaderno desmenuza cada uno de estos actos y contratos desde su inicio hasta su extinción, así como sus elementos, es decir, los sujetos que intervienen, el objeto de las relaciones negociales, las formalidades que implican y su contenido obligacional.

En cuanto a las operaciones denominadas ‘neutras’, hay que destacar el estudio exhaustivo de la transferencia bancaria o de fondos, de las domiciliaciones de pagos, de la llevanza del registro contable de valores anotados y de las cajas de alquiler o de seguridad.

También encuentran aquí su hueco la inversión colectiva (fondos e instituciones) y los servicios de inversión prestados por las entidades de crédito, tales como la dirección, la colocación y/o el aseguramiento de emisiones u ofertas, el contrato de agencia y el sindicato de colocación y aseguramiento.

El Cuaderno concluye con el análisis de algunos mecanismos y operaciones ‘parabancarias’, como el bitcoin y el crowdfunding.