roman_escudero

Román Escudero Gallego
Presidente/Decano de la Asociación/Colegio
de Ingenieros del ICAI

Prólogo

Inicio la presentación de esta nueva ampliación, VIII, de la colección de Cuadernos
de Derecho para Ingenieros con un pequeño homenaje a nuestro escritor D.
Miguel de Cervantes, conmemorando así el cuarto centenario de su fallecimiento.
Utilizo para ello las palabras que pone en boca de D. Quijote dirigidas a su fiel escudero
Sancho guiándole en su labor de gobierno de la ínsula de Barataria:

Me gustaría hacer llegar estas palabras del ilustre caballero a todos nuestros
gobernantes para que las pudieran hacer también suyas y de este modo fuera posible
evitar parte de la prolífica legislación que, más que ordenar nuestra actuación como
ciudadanos, lo que hace es crear una situación de alta complejidad legislativa.
Debemos pedir a los poderes públicos, estatales, autonómicos y locales, que
limiten la producción de nuevas leyes a un mínimo que cubra lo estrictamente necesario
y que acometan una tarea de racionalización y simplificación de las existentes,
que coordinen la regulación entre los diferentes estamentos y deroguen aquellas
leyes que son redundantes y en ocasiones superfluas, confusas y contradictorias.
Mientras esperamos la realización de este sueño demos una vez más la bienvenida
a estos nuevos Cuadernos de Derecho para Ingenieros que facilitarán a nuestros
queridos lectores su navegación por el complejo mundo legislativo que ordena
nuestra actividad.

Los cinco Cuadernos que forman esta nueva ampliación cubren un amplio
abanico de temas operativos del mundo empresarial, aportando visiones e ideas de
sumo interés. Estoy convencido del pleno acierto en la elección de los temas y de la
calidad de su desarrollo, deseando sean de gran interés para nuestros lectores y que
contribuyan a poner luz en las tinieblas de algunos textos legislativos.
En el primer cuaderno, Trigésimo cuarto, se procede, bajo la coordinación de
D. Rafael Sebastián, a realizar un amplio estudio sobre: «El Consejo y sus comisiones
». Se revisan las diferentes funciones, los deberes y responsabilidades de los consejeros
y el papel de las principales comisiones como apoyo al consejo.

Le sigue, en el Trigésimo quinto, un amplio examen sobre un tema tan importe
para todas las entidades como lo es la «Marca», analizando su importancia para las
«No hagas muchas pragmáticas, procura que se guarden y cumplan. Que las
pragmáticas que no se guardan, lo mismo es que si no lo fuesen: antes dan a entender
que el príncipe que tuvo discreción y autoridad para hacerlas, no tuvo valor para hacer
que se guardasen.»

empresas como instrumento de creación de valor, sus aspectos jurídicos y de protección,
y otras características próximas a la marca. La labor de coordinación ha sido
realizada por D. Álvaro Sainz.

Un acercamiento a las diferentes modalidades de financiación se realiza en el
siguiente Cuaderno, Trigésimo sexto, coordinado por D. Javier Badiola, ampliando
de forma muy interesante los caminos más frecuentes utilizados por nuestras
empresas en la búsqueda de sus recursos financieros.

El Cuaderno trigésimo séptimo está dedicado a analizar la Ley de jurisdicción
voluntaria en sus aspectos jurídicos-mercantiles. Partiendo de una presentación inicial
de su contenido general se adentra en el estudio de las novedades que aporta y
de la transcendencia mercantil aplicada a varios supuestos. Podemos valorarlo como
cuaderno práctico que apoya la resolución de los conflictos descargando, aquellos
que sean posibles, del sistema judicial habitual. La coordinación de este amplio capítulo
debemos agradecerla a D. Alberto Alonso Ureba y a D. Efrén Villán Sánchez.
Cierra esta ampliación el Cuaderno trigésimo octavo que, bajo la coordinación
de D.ª Carmen Chinchilla, nos guía con claridad dentro del ámbito del Derecho
administrativo, realizando un amplio análisis de diecisiete importantes aspectos de
diversa índole que forman parte de nuestra relación con la Administración pública.
Una vez más deseo felicitar a todas las personas que han puesto su talento a
nuestra disposición y que con su entusiasmo, ilusión y esfuerzo han dado lugar a
estos Cuadernos que llegan a manos de nuestros lectores.

Mi agradecimiento al Presidente de Iberdrola, y compañero, D. Ignacio Sánchez
Galán por su continuo apoyo a este proyecto, a los directores de la obra, D. Miguel
Ángel Agúndez y D. Santiago Martínez Garrido (que desde su nueva responsabilidad
dará continuidad al proyecto), por el esfuerzo y gran ilusión que de forma continuada
nos aportan, al gran equipo de coordinación que con su callada labor contribuyen a
alcanzar las metas fijadas, y a los coordinadores y autores de cada capítulo que, una
vez más, a través de estos cinco nuevos Cuadernos, cubren aspectos muy importantes
del desarrollo de la actividad empresarial en su entorno económico y sociocultural
actual. Gracias a todos por la gran labor.

Y gracias a nuestros queridos lectores, ellos son la razón de este gran esfuerzo,
espero que sigan interesados en los contenidos y nos sigan apoyando como lo han
hecho hasta el presente.